Siempre se dice que cuanto más cerca tienes algo menos lo visitas… y me pasa con este lugar, que me encanta y lo tengo al lado y al final sólo voy una o dos veces al año. Se puede decir que es un ‘must‘ de los jardines en España 😉  y siempre que voy disfruto tanto… que sólo me queda recomendároslo a cualquier época del año.Yo prometo volver en primavera o cuando funcionen las fuentes y poneros fotos. Ahora os muestro las que hice hace unas semanas, en noviembre, cuando la abundancia de setos de hayas, incrementa la luminosidad y el contraste en cada rincón del jardín.

He escrito este ‘post’ pensando mucho en mis compañeros Sandra y Jesús, les mando un besazo desde aquí, uno a Chile y otro a Marbella muaaaaaaa

 

Y esto es tan sólo el acceso al palacio!
La historia del Palacio de La Granja de San Ildefonso se remonta al  S.XVIII, cuando, después de quedarnos sin rey (ya me he enterado de mas nuevas normas de ortografía de la RAE) al morir sin descendencia  Carlos II » El Hechizado», aconteció en España la Guerra de Sucesión que tuvo como final desenlace la coronación de  Felipe de Anjou  en el año 1714, nieto del  rey Sol Luis XIV, que se convertiría en  Felipe V  de España, instaurando así la Corona de Borbón, que hoy en día sigue reinando en nuestro país. Éste, recordando su infancia en la corte francesa, quiso construir un jardín a imagen y semejanza del modelo de  Versalles  al pie de la sierra de Guadarrama, a casi 1.200 metros de altura.

Las obras empezaron en 1720, y cuando cuatro años más tarde el rey abdicó a favor de su hijo Luis I el jardín ya estaba definido. La muerte de Luis I en el mismo año 1724 supuso la vuelta de Felipe V e Isabel al trono, lo cual ocasionó el enriquecimiento del jardín con más esculturas y fuentes de las inicialmente previstas. Durante el resto de su reinado y a lo largo de los dos siglos siguientes La Granja fue el Real Sitio donde los reyes y la Corte pasaban los meses más calurosos del año.

¡vivan  las ortofotos!


Este otro plano  está muy bien porque te indica lo que es cada elemento y es de la página del Real Sitio, de donde he tomado los motivos de cada fuente.

 

Los artífices del  jardín  fueron mayormente franceses. El autor del proyecto y responsable de la coordinación general fue el arquitecto  René Carlier. El primer jardinero mayor,  Ã‰tienne Boutelou,  que  había trabajado ya en los jardines de  Aranjuez, fue  cabeza de una célebre dinastía de profesionales en los jardines reales españoles del siglo XVIII.

 

Muy representativo de lo llevado a cabo por Carlier y Boutelou es el  laberinto  (falta foto), que además de su complejo trazado ofrece el atractivo de mostrar el aspecto original de los altos setos de carpe que formaban paredes alrededor de todos los bosquetes del jardín. Otros jardineros italianos estaban encargados de la «Partida de la Reina», donde se cultivaban frutas y verduras especiales para los soberanos.
¿Qué os han parecido estos apuntes de historia? es para poneros en situación y transportaros a esa sociedad barroca de pelucas, perfumes y grandes vestidos.. Hoy en día lo podemos visitar todos y además es gratuito.

 

Fuente de la Fama  que toca su trompeta subida en el caballo Pegaso

La Granja, el llamado ‘Versalles’ español, y sus jardines, se extienden, con una pendiente muy empinada, sobre las laderas de la cara norte de la sierra de Guadarrama, cerca de Segovia. y cubren una extensión de 145 hectáreas aproximadamente. Verlo a paso ligero te lleva al menos 2 horas, así que id con tiempo.

 

 

 

Fuente de los Dragones y al fondo la Fuente de las Tazas
Ordenados a la manera francesa, con parterres y bosquetes, y con una perspectiva de más de un kilómetro y medio, incluyen en la parte central dos componentes principales dispuestos sobre  directrices  paralelas: una cascada a eje con el palacio, y la llamada «Carrera de Caballos», una vigorosa composición escultórica combinada con motivos acuáticos.

 

Fuente de la Cascada. Esta fuente esta dedicada a Anfitrite, esposa de Neptuno dios del mar..

 

 

Las fuentes, alimentadas del vasto depósito llamado «El Mar» que está en lo alto de los jardines, forman un conjunto único, tanto por la espectacularidad de sus juegos de aguas como por la riqueza de su decoración escultórica, debida  principalmente  a los franceses  René Fremin,  Jean Thierry  y  Jacques Bousseau.

Canal que baja desde la Fuente de la Andrómeda

 Fuente de la Carrera de Caballos, dedicada a Neptuno, dios del mar

Fuente de la Carrera de Caballos

Fuente de la Cascada

 

Fuente de las Tres Gracias:  Aglae, Talia y Eufrosina.
Además de poder imaginarnos como invitados de la Corte y disfrutar de las fuentes también podemos disfrutar como frikis de los magníficos ejemplares de árboles, como este cedro del Líbano  Cedrus libani..
Andrómeda encadenada, esta a punto de ser devorada por un monstruo marino, en ese momento Perseo, con el casco de Hades, las sandalias de Mercurio y la cabeza de la Medusa, se dispone a salvarla. Minerva, con su egida y su lanza le protege.

La pendiente, organizada a base de bosquetes, termina en la parte más alta en el  gran lago artificial

«El Mar»

Y la historia se repite ya que este jardín también se convirtió en inspiración o  modelo  para otro jardín, el de  Caserta. En el año 1735 Felipe V concedió a su hijo en calidad de mayorazgo de «segundogenitura» el reino de Nápoles y Sicilia. Reinó con el nombre de Carlos IV y a partir de 1750 construyó los monumentales jardines y el palacio de  Caserta, no sólo para recordar su añorada patria, ¡España!, sino para superar en esplendor y  grandiosidad la residencia de verano de su padre. Desde luego, se quedó a gusto… y yo también me he quedado tan a gusto poniendo tanta foto! y porque me quedaba sin luz que si no…

Cositas que hay por ahí..
El número total de surtidores, entre verticales y oblicuos, asciende a 496, repartidos en 28 fuentes. De todas ellas, diez son independientes, destacando La Fama, Los Baños de Diana, Latona, Los Vientos, El Canastillo, La Selva, las dos fuentes de los Dragones y las dos fuentes de las Tazas. Las demás formas tres agrupaciones: Las Ocho Calles, La Cascada y La Carrera de Caballos, que integra nueve fuentes en una grandiosa perspectiva.
Fuente del Canastillo

 

Fuente de las Tazas

 

 

En esta plaza circular (de las Ocho Calles) hay ocho fuentes que representan a Saturno, Minerva, Hercules, Ceres, Neptuno, La victoria, Marte y Cibeles, en el centro Mercurio, eleva a Pandora ayudado por un ceferillo.
 

Y con este ‘post’ me quedo reflexionando sobre qué me pasaría si algún día perdiera «mi» blog, porque cualquier día pierdo todas mis claves o estalla google y se borran todos los blogs.. y yo no tengo guardado ni un pdf! me daría un ataque, aunque bueno, lo tengo todo en mi cabecita, o casi todo… pero mejor crucemos los dedos!

Fuente de los Dragones
¡Hasta pronto!

Horarios e información en las páginas de Patrimonio Nacional y los Reales Sitios, y os recuerdo que vayáis con tiempo, una media jornada, para verlo todo.. a mí esta vez llegando a las 4 de la tarde no me dio tiempo por la falta de luz y porque a las 6 se cierra.

Bibliografía:
«Grandes Jardines de Europa» Ehrenfried Kluckert. Köneman
«La Arquitectura de los Jardines. De la Antigüedad al siglo xx» FRancesco Fariello. Reverté

 

 

 

 

barrocojardines históricos

Comments are disabled.