barcelona

  Lo que parecía que iba a ser un fin de semana primaveral y tranquilo se convirtió en unas vacaciones moviditas y muy divertidas, nube de cenizas del volcán islandés incluída. Vamos que ya estoy deseando volver a Barcelona, porque además me quedan muchas cosas interesantes...