Hacía tiempo que no ponía ninguna planta de la semana, y hoy tengo la perfecta, este precioso arce, todo un espectáculo,  y quería compartirlo con vosotros.
De la familia de las Sapindaceae, este arce originario de Japón, Corea del Norte y Corea del sur, el este de Mongolia y el sur de Rusia,  es un arbusto mediano-grande o un arbolillo. De hojas de hojas muy dentadas y de retorcida ramificación, por lo general crece con una forma amplia. Destaca por su follaje que brota rojo púrpura en primavera, madurando a verde con tintes morados en verano y finalmente se convierte en un llamativo color naranja-rojo en el otoño. Hojas palmeadas y  profundamente lobuladas.
Crece fácilmente en suelos húmedos, ricos en materia orgánica, ligeramente ácidos, bien drenados, a pleno sol o a sombra parcial. Crece bien en suelos franco arenosos. El nuevo follaje se puede quemar en lugares a pleno sol en zonas de veranos calurosos, sobre todo si los suelos no se mantienen constantemente húmedos. El mulch ayuda a retener la humedad del suelo y mantiene las raíces frescas. Evitar los sitios calurosos y secos. Mejor en lugares protegidos de los fuertes vientos. La poda, mejor mínima, pero si es necesaria se debe hacer a finales de otoño a mediados de invierno.
 
¡Feliz fin de semana!
 
 
 

 

otoñoplantas

Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *