¡Nos vamos de boda! en septiembre se casó mi prima y le encargué a, quién mejor, si no, que a mi querida amiga Irene Aragoneses realizar los trabajos de flor para un día tan especial. Así que se vino al taller con todo el equipo de Fruflor y tuve la oportunidad de trabajar con ella en dos jornadas «maratonianas»! Y doy fe de lo duro que es trabajar a contrarreloj para este tipo de eventos, porque trabajar con flores frescas es delicadísimo (menudo viaje en coche jajaj) y te limita mucho el tiempo de trabajo. Así que aquí va un resumen de esos dos días de septiembre.
 

 

 
La boda era el sábado a las 6 de la tarde. Compramos las flores el jueves por la tarde y nos las llevamos fresquitas al taller! y el viernes por la mañana… a trabajar!
 

 

 

 
¡Y aquí empieza lo divertido!
 
 
Y el resultado 😉
 

 

 

 

El ramo de la novia estaba compuesto por nardos, fresias, paniculata, eucalipto y espidistra. El ramito para la niña que la acompañaba era de fresias, paniculata y eucalipto, igual pero sin nardos.
 

 

 

 

 
 
Espero que os haya gustado tanto como a nosotras!
 
Irene, un besazo y gracias por todo!
 
Saludos a todos
 
 
 
 
 

arreglo floralbodaseventostrabajos

Comment

Deja un comentario