Hoy casi me saco un ojo con este arbusto, y digo «le ha tocado». Esta planta es de las pocas que no os recomiendo poner en vuestro jardín, y me encanta, pero las espinas que tiene provoca que sólo se recomiende utilizar en seto de carácter defensivo o protector. Siempre me acuerdo de un profesor de la Escuela que tenía una parcela en Camorritos, donde ya no se puede construir, por lo que el propietario no podía ni levantar una valla; pero con esta especie sí podría hacerse una buena defensa, y natural!

El Poncirus trifoliata se trata de la única especie en su género. De la familia de las Rutáceas, es un arbusto o pequeño árbol caducifolio, muy espinoso, como ya habréis podido ver, que se utiliza en jardinería por su follaje, llamativas flores y frutos parecidos a naranjas o limones. Puede llegar hasta los 5 metros de altura.

Los tallos, robustos, espinosos y de color verde, producen hojas de color verde oscuro, compuestas por tres folíolos ovalados.

 

Las flores, aromáticas y blancas, están compuestas por 4 ó 5 pétalos grandes; la floración tiene lugar a finales de primavera y se repite de nuevo en otoño. Dan lugar a frutos redondeados y que miden 2-3 cm de diámetro, muy fragantes. Pero como su propio nombre indica, no están muy sabrosos, que digamos..

Con tantas peculiaridades, tiene cabida en cualquier lugar siempre y cuando tengamos cuidado de no sacarnos un ojo. En el Jardín Botánico de Madrid hay un ejemplar precioso, donde lo ví por primera vez.

Saludos..

plantas

Comments are disabled.