Hasta el 26 de abril se puede visitar en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid la exposición de material del paisajista uruguayo afincado en España Don Leandro Silva Delgado. Aunque en la última exposición de Burle Marx de la ETSAM ya se mostraban planos y dibujos, en esta ocasión la muestra analiza su trayectoria con mucho más detalle y se expone de manera muy cuidada. ¡Pasaros a verla!
La exposición se encuentra dividida entre la entrada de la escuela y la planta superior de la biblioteca. A continuación reproduzco literalmente el texto de los paneles. Este post se lo dedico a mi compi de conferencias Sandra Donaire, que fue la que me avisó, y cuyo blog paisajesreales.blogspot  os recomiendo! Preparados??
 
El legado de Leandro Silva está constituido por la documentación generada en su estudio durante sus años de actividad profesional. El núcleo está formado por proyectos de parques y jardines, actuaciones urbanas y planeamiento y paisaje. También se encuentra documentación de índole más personal como folletos de exposiciones, programas de conciertos, colecciones de postales, etc. La mayor parte del fondo es original y no existe copia en ningún otro archivo.
El archivo incluye planos y dibujos, documentación textual y material fotográfico. Los primeros (bocetos, planos a escala, perspectivas) son  originales  y copias, realizadas en vegetal, croquis, tinta, lápiz, etc. La segunda (memorias, planos de condiciones, presupuestos) está manuscrita, fotocopiada e impresa y, finalmente, el material fotográfico (trabajos profesionales y colecciones privadas) está formado por diapositivas, negativos y copias den blanco y negro y color.
La unidad documental básica es el proyecto. Este se compone de los primeros bocetos, los planos de presentación y de obra, perspectivas, reportajes fotográficos, memorias, presupuestos, correspondencia con el cliente, etc. Su atenta lectura permite descubrir el proceso entre el encargo y la obra realizada, proceso que es imprescindible poder reconstruir mediante un sistema de signaturas relacionadas ya que, por cuestiones de conservación, los distintos documentos deben archivarse separados según sus soporte. Es importante también vincular sólidamente cada unidad documental con el resto mediante un cuadro que muestre su lugar dentro de la trayectoria profesional global.
El  tratamiento  archivístico de esta documentación es imprescindible para acceder al mundo íntimo del autor y al proceso de creación, pero también, nos  permite  conocer el único testimonio de obras perdidas o de otras que nunca llegaron a realizarse. Esto es especialmente importante en el caso de los jardines, frágiles en esencia.

 

Archivos de este tipo constituyen piezas fundamentales de nuestra memoria. El legado de Leandro Silva cuenta con  ejemplos  que establecieron una conexión entre nuestro pasado y las tendencias paisajistas más innovadoras del la segunda mitad del siglo XX. Incluye proyectos de parques y espacios urbanos que pertenecen a la sociedad que, aún hoy, los vive y que fueron modélicos en su momento en cuanto a participación ciudadana y diseño. El mismo Silva, mediante una metodología que sirvió de referencia en restauración de jardines, nos devolvió el Real Jardín Botánico de Madrid.

 

El legado
La documentación sobre Arquitectura y Paisajismo es un patrimonio valioso pero frágil: muchos archivos profesionales se dispersan o destruyen cuando fallecen sus titulares o los estudios cesan en su actividad, bien por la desidia o la falta de sensibilidad de sus propietarios, bien por exigir condiciones específicas de conservación. En nuestro país, la mayor parte de la documentación referida a estas disciplinas se encuentra  diseminada  entre archivos estatales, autonómicos y locales, así como en los distintos organismos profesionales  con competencia sobre ella.

 

 

 

 

La Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, a través de su biblioteca, ha demostrado, desde hace tiempo, interés por la protección de este patrimonio; ello ha permitido la recepción y conservación de importante archivos profesionales, entre los que se encuentra el del paisajista uruguayo afincado en España, Leandro Silva Delgado.

 

 

 

 

La  donación  del legado en 2004, tuvo su origen en la relación con el autor de Alberto Sanz, profesor de la asignatura de Jardinería y Paisaje de esta Escuela y alumno suyo quince años atrás. Su propuesta de que el estudio profesional del paisajista se conservara en un organismo adecuado recibió el apoyo incondicional de Julia Casaravilla, viuda de Silva; de igual modo lo entendieron Miguel Ángel Aníbarro, profesor titular de dicha asignatura, y el entonces director de la Escuela, Juan Miguel Hernández León.

 

 

 

 

 

 

 

 

La Universidad Politécnica de Madrid se comprometió, así, a custodiar, gestionar y poner el fondo a disposición de los investigadores y a proporcionarle la máxima difusión a través de la Colección Digital Politécnica. En 2008 aportó una beca cuyo objetivo era la catalogación de la documentación, trabajo que fue realizado por Margarita Suárez Menéndez con el apoyo de Aníbarro, la supervisión de Sanz y la dirección de la biblioteca (primero Susana Feito,  posteriormente  Blanca Ruilope) y la ayuda de Pilar Rivas, archivera del Servicio Histórico del Colegio de Arquitectos de Madrid, cuya metodología se aplicó.

 

 

 

 

El proyecto de gestión del legado de Leandro Silva se prolongó hasta principios de 2010 y ha constituido una experiencia novedosa al procesar con rigor archivístico un fondo profesional sobre paisaje.

 

 
 
 

Bueno ahora ya casi que ni tenéis que pasaros porque ya la habéis visto!

Saludos!

 

agendaespecialexposicionesPaisajistas

Comment

  • Arf, arf, Isabel, no puedo seguir este estupendo ritmo de publicación que llevas 🙂
    Quise ir a la exposición "Jardines de Luz en el Museo Sorolla", pero al final por unas cosas u otras nunca he estado en este museo. Por las fotos del blog de mi madre, y ahora por las magníficas tuyas, ya no quedan excusas para no acudir a un lugar tan céntrico y accesible para los madrileóos. Me encanta la luz, las fuentes, la ornamentación, las plantas, con estas inspiraciones del sur, los banquitos, los azulejos…
    Te felicito porque te ha quedado un post de lo más bonito, y simpatiquísimo el gorrión dándose el chapuzón.
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *