¿A que os apetecía ver la otra parte del jardín? pues os va a encantar. Es una mezcla entre jardín mediterráneo y tropical, con una casa muy elegante y todo mezclado con zumo de naranja! mmm..!!
 
 

 

Aquí os dejé el lunes, en la parte final de la zona de huerta, (en este enlace podéis recordar la primera parte del jardín) y desde aquí entramos en la zona de la vivienda.

 

 

 

 

 

 

¡¡¡QUÉ VISTAS!!!

 

 

Hay un pequeño bar al aire libre donde sirven un zumo de naranja natural ¡riquísimo! muy dulce y perfecto para hacer un pequeño descanso en la visita.

 

En esta parte del jardín destacan los palmitos Chamaerops humilis y las palmeras datileras Phoenix dactyllifera.

 

 

 

 

 

 

La finca está rodeada por olivares con ejemplares centenarios. Pero dentro del jardín también podemos encontrar varios troncos de olivos que, ya sin vida, parecen parte de un museo natural.

 

 

 

 

 

 

Adosada a la vivienda hay una glicinia Wisteria sinensis  «descomunal» de tamaño, que se conoce que se torció o se venció debido a su peso y ahora está apoyada en el suelo. Los troncos son inmensos, un espectáculo.

 

 

 

Otra glicinia ejemplar en la preciosa escalinata. Y la entrada a la vivienda por la parte del jardín es de lo más cogedor, que dan ganas de vivir allí! En el interior podemos ver las estancias de los antiguos propietarios, que hoy en día, tras pasar por la familia de los Berga la finca pertenece a la familia Zaforteza.

 

 

 

Y salimos por la entrada a la vivienda, que nos lleva a un gran patio con una fuente en el centro. A los lados podemos visitar las caballerizas y una antigua almazara con su magnífica maquinaria perfectamente conservada.

 

 

Después de visitar lugares así, revisando todas las fotos, es difícil seleccionar las que irán al blog, las que elimino y las que me quedo para mí. Y más difícil todavía es intentar reducir todas las sensaciones que me evoca cada rincón en una frase o una imagen. Voy a intentar dar en el clavo con la imagen del aljibe y la idea del paso del tiempo como resumen de mi experiencia en Alfabia. Espero que vosotros también podáis sentir muchas emociones cuando vayáis…
Un abrazo enorme,
Isabel

 

Bibliografía
Carmen Añón, Mónica Luengo y Ana Luengo: Tesoros de España. Jardines Artísticos. de la Editorial Espasa Calpe. Madrid. 2000
 
 
 
 
 

 

jardines históricosMallorca

Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *