Septiembre es mi mes preferido por la luz tan especial que tiene. Y en este mes es cuando más bonito y cautivador encuentro cualquier jardín; esa luz anaranjada y la altura del sol crean sombras nítidas y la temperatura es perfecta. Además las tardes todavía son largas y se pueden aprovechar para dar largos paseos. Así que os animo a disfrutar de vuestro jardín o parque preferido o a visitar alguno que no conozcáis todavía. Y fue en el mes de septiembre del año pasado cuando estuve en jardín del gardentour de hoy. Hice la ruta casi completa por Lisboa y Sintra, (aquí puedes ver la lista) y quizá por la luz maravillosa que había, me enamoré de la ciudad. Y este fue uno de los jardines que más me llamó la atención. La Quinta de Regaleira es una mezcla de jardín barroco misterioso y finca rústica,  rodeada de una atmósfera esotérica que provoca en el visitante cierto respeto a la hora de adentrarse en sus cuevas. ¿Estás preparado para la visita?

La Quinta de Regaleira no estaba incluida en la excursión que contraté en Yellow Bus de Sintra. Así que para la segunda vez en Sintra, que fui en tren con mi bici, (recomendado) era mi visita estrella. De Regaleira me habían dicho que era “deliciosa”, pero también había leído que había sido escenario de multitud de ritos espirituales, reuniones masónicas y acontecimientos, cuanto menos, inquietantes. Abundan los rumores en la villa de Sintra sobre gritos y luces por la noche en la Quinta, y yo, que soy una miedica perdida, y conociendo el jardín de Bomarzo y sus monstruos, sinceramente, iba un poco “intrigada”. ¡Pero en un jardín nada malo puede pasar! (a no ser que estés en Madrid y te caiga una rama de árbol encima y te mate).

Total, entrada sin visita al palacio, 6 euros. En el mapa que te dan viene muy bien explicado el recorrido y las distintas cuevas que hay y las conexiones subterráneas entre ellas. Y es que lo que más llama la atención y lo que más sorprende de este lugar es la red de galerías, cuevas y pasillos por los que se puede circular, Algunos están iluminados y otros no, por lo que una linterna no está de más. ¿A que suena divertido?
La Quinta de Regaleira tiene su origen en 1840, cuando la Baronesa de Regaleira adquiere la propiedad y la transforma en un galante refugio estival, con palacete, capilla y jardín. En 1893 Antonio Augusto de Carvalho Monteiro la compra en subasta pública y le anexa otras parcelas de terreno, tomando la forma actual y haciendo obras en ellas edificaciones y el jardín. En 1946 la compra Waldemar Jara d’Orey y va modificando a su gusto partes de los edificios y el parque. En 1987 compra la propiedad la empresa japonesa Aoki Corporation. Diez años más tarde el Ayuntamiento de Sintra adquiere la propiedad. Después de años de recuperación patrimonial, la Regaleira se abre al público el 27 de junio de 1998.
Antonio Carvalho Monteiro (1848-1920) nació en Río de Janeiro. De ascendencia portuguesa, el célebre capitalista licenciado en Leyes en Coimbra, fue un notable bibliófilo y coleccionista, y llevó a cabo una actividad filantrópica. Hombre de espíritu científico y gran cultura determinó el misterioso programa iconológico para su residencia en la sierra de Sintra.
Copio la introducción del folleto: “Constituye uno de los monumentos más sorprendentes y enigmáticos del Paisaje Cultural de Sintra. Está situado en el elegante recorrido que unía el Pazo Real con el palacio y campo de Seteais (habrá mini-gardentour), dentro de los límites del centro histórico. Entre 1898 y 1912 Carvalho Monteiro la transformó en su lugar predilecto, otorgándole las características actuales.”

“Como representación del cosmos, el jardín se revela aquí a través de la sucesión de lugares impregnados de magia y misterio. La demanda del paraíso se materializa coexistiendo con un  mundus inferus  – un dantesco mundo subterráneo – al que el neófito sería conducido por el hilo de Ariadna de la iniciación. Se concreta entre los diferentes escenarios la representación de un viaje iniciático, cual vera  pregrinatio mundi, por un jardín simbólico en el que podemos sentir la  Armonía de las Esferas  y escrutar la alineación de una ascesis de conciencia, en analogía con la demanda del Ser que destaca de  las grandes epopeyas. En estos ámbitos se dejan ver referencias a la mitología, al Olimpo, a  Virgilio, a  Dante, a  Milton, a  Camões, a la misión templaria de la Orden de Cristo, a grandes místicos y taumaturgos, a los enigmas del Arte Real, a la Magna Obra Alquímica. Esta sinfonía de piedra, cincelada por las manos de constructores de templos empapados por un verdadero espíritu de tradición,  revela la dimensión poética y profética de la mansión filosofal lusa.”

El paseo por el jardín es de lo más agradable. Se pueden ver plantas con flores de lo más exóticas,  guneras, helechos y cycas, en equilibrio con grandes árboles de sombra como el castaño de indias. Todo estaba precioso, muy bien cuidado. Esta era la parte más cercana al palacio y se identifica un claro orden y detalle como jardín barroco.
En el folleto se ven en detalle las estatuas de la avenida.

Esta foto “repetida” la he dejado para que vierais la luz que había ese día, intensa y nítida pero suave y cálida.

Desde aquí se podía ver el Castillo de los Moros en lo alto de la montaña. El Castillo no me dio tiempo a visitarlo, pero merece la pena subir para recorrer la muralla.

Multitud de senderos curvos y en pendiente cubiertos de agapantos y Erigeron karvinskianus con sus florecitas tipo margaritas, de lo más rústico y resistente que hay.

Este es el invernadero o Estufa Fría donde guardan las plantas más sensibles y donde hacen labores de semillado y esquejes. Lo restauraron hace un par de años.

Y llegamos a la Torre de la Regaleira, que alberga la Gruta de Leda. La historia de Leda y el cisne, que no se ve muy bien en la foto pero está a la izquierda, es un relato de la mitología griega y explica de manera alegórica las pasiones y debilidades humanas.

Entrando por el Portal de los Guardianes llegamos al famoso Pozo Iniciático. Este pasillo está iluminado, pero aún así daba un poco de miedo.

Estos mapas los he encontrado en un blog con muchísimos folletos en portugués en muy buen tamaño y calidad. Se llama anyformdesignmapas y te puedes descargar todos los de Sintra (¡ya los podía haber encontrado antes!). Están muy bien explicados, y en el de arriba se entiende perfectamente cómo está conectado el poco con las cavernas.
En las siguientes fotos se ve cómo la puerta de acceso de la parte superior del pozo está completamente camuflada en las rocas y la vegetación. Parece una puerta secreta Después volví a bajar por la escalera porque la parte alta de la Quinta es muy rústica, tipo berrocales y canchales, y estuve paseando un rato pero volví por el Pozo, que tenía como más “intríngulis”.
No quiero ni pensar el miedo que debe de dar este sitio por la noche glups!

Y por aquí salí sin entrar al palacio, que me lo dejo para la próxima visita. ¿Qué te ha parecido? ¿Conocías este jardín? ¿Habíais oído hablar de él? ¿Cuál es el que más os gusta de Lisboa y Sintra?

Os recuerdo que si os interesan estos jardines fantásticos y llenos de misterio no os podéis perder el de Bomarzo en Italia. Estuve hace años y fue uno de los primeros gardentours del blog.

Y aprovecho para avisaros de que mañana se celebra en Madrid otra jornada del Parkin Day, que consiste en crear jardines efímeros en plazas de aparcamiento. Es un acontecimiento mundial que quiere concienciar sobre la importancia de las plantas en nuestras ciudades. En Madrid estaremos en la calle Barquillo, Castelló, Gaztambide, Fuencarral y en avenida de Montecarmelo.

¡Espero que os haya gustado! Gracias por vuestra visita y os espero en el próximo post!

 

garden tourLisboa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *