Es imposible no fijarse en las flores que cubren estos días las pérgolas y muros de parques y jardines. Se trata de la Glicinia, planta trepadora de tallos leñosos y retorcidos. De la familia Leguminosas/Papilionáceas, son resistentes, de hoja caduca y muy vigorosas, tanto que con el tiempo puede llegar, incluso, a levantar del suelo la estructura sobre la que se apoyó para crecer.

 

Glicinia en el Parque Güell, Barcelona
La Wisteria sinensis (sin. chinensis) posee hojas compuestas de 11 folíolos y flores aromáticas lilas o violeta pálidas, dispuestas en racimos de 20-30 cm de longitud, que aparecen a finales de verano y producen legumbres aterciopeladas. Alcanza los 30 metros de altura.

 

 

Han de plantarse al sol y en suelos fértiles y bien drenados. Se propagan mediante injerto en invierno, o bien a través de semillas en otoño o primavera. Perfectas para dar un toque romántico y decadente.

plantas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *