Una de las visitas estrellas de mi viaje a Estados Unidos era The High Line, el parque elevado sobre antiguas vías de tren del que todo el mundo habla desde hace tiempo y que se ha convertido en una de las obras más emblemáticas del holandés Piet Oudolf, uno de los mayores representantes del movimiento o tendencia “nueva ola de perennes”.

El paseo discurre a lo largo de más de 2 km y desde el primer momento puedes disfrutar de una gran variedad de especies de vivaces, gramíneas, arbustos, pequeños árboles como el Zumaque Rhus… perfectamente combinadas para crear masas vegetales que contrastan en colores y en texturas. Muchas de las especies no las reconocía pero seguro que a más de uno le gusta verlas en fotos. The High Line se ha ido abriendo en tramos según se iba terminando y se notan las zonas más maduras en plantación en comparación con la más joven, más al norte. De hecho todavía no está terminado del todo.
A lo largo del paseo también se pueden disfrutar de las vistas del río Hudson y me gustó mucho la variedad de fachadas por las que vas pasando, de ladrillo más decadentes o de cristal moderno de oficina, que también van interactuando con el diseño de plantación. El conjunto es un lugar mágico, natural y silvestre en medio de la gran ciudad.
Y como secreto, os cuento que podéis subir a la terraza del Hotel The Standard, llegando al final de la parte sur, donde podéis disfrutar de unas vistas fantásticas de un tramo del High Line, de la ciudad de Nueva York, del río Hudson e incluso de la Estatua de la Libertad a lo lejos. Pero abre a partir de las 16 horas.
Espero que disfrutéis de la fotos.
Más información:

 

Vistas del High Line desde el Hotel The Standard
Y ya por último un pequeño video de Piet Oudolf y sus jardines.
Espero que os haya gustado. Muchísimas gracias por vuestro comentarios.

garden tournyPaisajismoPaisajistasusavivaces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *