¿Os ha pasado que alguna planta que estáis acostumbrados a ver de repente se convierte en una especie de lo más interesante?. Resulta que últimamente estoy viendo o me estoy fijando más en este arbusto, que recuerdo haber visto desde hace años, y que ahora le encuentro un montón de utilidades y es de lo más recurrente. ¡Y hasta me gusta!
Me refiero al Cotoneaster lacteus, arbusto duro donde los haya y muy adaptado al clima de España en cualquier exposición. Pertenece a la familia de las rosáceas y es un género de arbustos caducifolios y perennifolios y totalmente resistentes. Sufren bastante en terrenos encharcados y agradecen los terrenos secos.

Posee ramas arqueadas, perenne, muy adecuado para la construcción de setos y también de manera individual. Las hojas, ovales y de color verde oscuro, contrastan con la floración en forma de inflorescencia tipo “umbela” de color crema y bastante fragante, que atrae a las abejas. Los frutos rojos son muy llamativos y ornamentales pero las semillas pueden producir trastornos estomacales si se ingieren.

 

 

Las especies caducifolias prefieren exposición a pleno sol mientras que las perennes, como la  lacteus  de hoy, pueden situarse indistintamente a pleno sol o en sombra parcial. De hecho,  en casa de mis padres en la sierra, hay un seto a pleno sol, estupendo, y también hay una hilera bajo la sombra de los pinos, que crecen menos compactos pero cuyas ramas arqueadas se mecen con el viento creando un balanceo muy agradable…
¿Os resulta raro mi fijación por este arbusto? es un comodín muy versátil para los proyectos, y queda tan mediterráneo y es de tan bajo mantenimiento, que siempre os va a funcionar.
Espero que os haya sido útil este post.
Un abrazo,
Isabel

 

madridparquesplantas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *