Comienzan los Garden Tour portugueses y tomamos como punto de partida uno de los parques públicos más grandes y simbólicos de Lisboa. El parque Eduardo VII se construyó en 1902 en homenaje a una visita del rey inglés, pues las dos naciones tienen buenas relaciones desde la Edad Media. Es la continuación de la Avenida Liberdade, que conmemora la vuelta a la la independencia en 1668 tras los años de unión entre las coronas de España y Portugal. Ya os digo que es muy simbólico.
Ocupa 25 hectáreas y se extiende a lo largo de una pendiente que  desemboca en el río Tajo,

que  se puede  ver en las fotos al fondo. La greca de setos de boj me pareció muy original y me gustó mucho en su sencillez. Hace un juego muy interesante con la perspectiva y el punto focal. Hay algún sendero que atraviesa el eje de manera transversal pero nada más. Y a cada lado hay dos alineaciones de Almez Celtis australis con alguna  Melia azedarach y Koelreuteria paniculata, para, por lo menos, subir la cuesta a la sombra.

 

En la parte alta y al norte se levanta el monumento al levantamiento militar del 25 de abril de 1974, gracias al cual Portugal se convirtió en un país democrático.




 

 

Y en el próximo post veremos lo que alberga esta cosa en su interior jajaj la Estufa Fría, que está en un lateral del parque…
Gracias por estar ahí.
Un beso enorme,
Isabel

 

 

garden tourLisboaPortugaltravelverano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *