Como cada año por estas fechas vuelven a florecer los cerezos del Valle del Jerte, que es una comarca natural de la que salen las mejores cerezas y picotas de toda España!. Situada en el noroeste de la  provincia  de Cáceres, muy cerca de Plasencia, tiene un microclima excepcional durante todo el año, y especialmente en primavera cuando más de 2 millones de cerezos plantados en las laderas de las montañas abren sus flores cubriendo el valle como un manto de nieve. Todo un espectáculo que me gustaría presenciar, pues la ocasión en la que fui ya estaban empezando a madurar los frutos y no quedaban muchas flores.. pero eso sí, las cerezas estaban riquísimas. Así que os animo a que vayáis y lo podáis disfrutar en persona.

 

Además en esta zona también podemos visitar el Parque Natural de La Garganta de los Infiernos con las marmitas o pozas naturales de granito que son una pasada. Esta foto sí es mía.

 

Si  tenéis  la suerte de escaparos un fin de semana os recomiendo que no dejéis de visitar el  Monasterio de Yuste, que está muy cerca, y, por supuesto su jardín.
 
Carlos I de España y V de Alemania era un amante de los jardines y la naturaleza, amor que su retirada a Yuste en 1554 deja patente. Desde Bruselas recibe noticias del enclave en el que se encuentra el monasterio, “… en un despoblado fresco y de muchas aguas de fuentes, con infinidad de frutas de todo género, de invierno y de verano… es la tierra más apacible y de mayor templanza y más recreación que hay en España” y decide crear allí “una casa suficiente para poder vivir con la servidumbre y criados más indispensables en clase de persona particular.” Allí el Emperador se propone un acercamiento con la naturaleza que favorezca la meditación y la oración, “tomando pasatiempo en hacer un jardín en lo alto, que es donde está un terrado, el cual quiere cubrir y traer una fuente en medio del y a la redonda por los lados hacer un jardín de muchos naranjos y flores y lo mismo quiere hacer en lo bajo”, donde creará un estanque con azulejos que, junto al que existe en la terraza inferior, daría al palacio el aspecto de su casa natal de Gante.

Tras su abdicación a favor de su hijo Felipe II, el 24 de octubre de 1555, el emperador Carlos V decide retirarse a tierras de Cáceres para terminar sus días en paz. Eligió el Monasterio de Yuste para este retiro y mandó construir anexo al muro meridional del cenobio un pequeño palacio, a semejanza de su casa natal de Gante, llamada Prinzenhof.

No hay que perderse son los eucaliptos centenarios de la entrada, los segundos ejemplares más grandes de España después de los del pazo privado de Villagarcía de Arousa.


Y como todo lo que es paisaje me encanta no quería dejar de poneros estas fotos que tomé en el camino, con los brezos en flor, os aseguro que no están retocadas.

Espero que os haya gustado la excursión!

Hasta pronto!!

 

escapadasgarden tourjardines históricosprimavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *